En la actualidad, la credencial más usada sigue siendo la contraseña de usuario, aunque cada vez está más aceptado que proporciona una seguridad insuficiente para la mayoría de aplicaciones. La actividad digital en la Web atrae a empresas, consumidores y ciudadanos, con crecimientos exponenciales impulsados por la troika que forman el cloud computing, la movilidad y las redes sociales. Pero, a la vez, las amenazas y los ataques también crecen, encabezados por los de phishing, pharming y suplantación en general. En este entorno, una solución tecnológica que permita escalar la seguridad de forma dinámica, partiendo de credenciales populares aunque poco seguras, hacia credenciales de alta seguridad en función del riesgo y simplificando al máximo la experiencia del usuario puede resultar muy adecuada.

 Descargar PDF

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de Privacidad.Acepto las cookies de este sitio