La Ley 59/2003, de 19 de diciembre, de firma electrónica, tiene como objetivo regular la eficacia jurídica de la firma electrónica así como la prestación de los servicios de certificación. Esta Ley equipara funcionalmente la firma electrónica reconocida, basada en un certificado reconocido y creada con un dispositivo seguro de creación de firma, con la firma manuscrita.

Los productos de Safelayer TrustedX y KeyOne han sido diseñados para facilitar el cumplimiento de la Ley española de Firma Electrónica.

Uno de los mecanismos de seguridad que ofrece la plataforma de servicios web TrustedX, es la firma electrónica, que mantiene el valor probatorio de los documentos (formularios electrónicos, contratos electrónicos, expedientes administrativos electrónicos, facturas electrónicas, etc.), incluso tras largos períodos de tiempo, garantizando su mantenimiento y custodia.

KeyOne permite generar cualquier tipo de certificado electrónico, y en especial facilita la generación de los certificados reconocidos contemplados en la Ley Española de Firma Electrónica. Además KeyOne garantiza el cumplimiento de la Ley de Firma Electrónica, por parte de los Prestadores de Servicios de Certificación, respecto a la parte de requisitos atribuibles a los productos de Infraestructura de Clave Pública (PKI).

La Ley de Firma Electrónica identifica y define el documento nacional de identidad electrónico (DNIe), en cuya generación participa la tecnología de KeyOne.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de Privacidad.Acepto las cookies de este sitio