Visite nuestro blog y manténgase informado de nuestras últimas novedades.

EXPANSION - La protección de datos tiene sello español

En sólo siete años, se han convertido en líderes europeos del sector. Con capital exclusivamente español, Safelayer ofrece sus servicios a clientes como la OTAN, que ha confiado en esta pyme de 50 empleados para que desarrolle sus productos de seguridad en protección de datos.

Representan la apuesta española de una empresa por la cultura del riesgo. Safelayer , líder tecnológico europeo en seguridad de la información, invierte más del 50% de sus beneficios en I+D+i.

 

Según Adrián Moure , vicepresidente ejecutivo de la compañía, "la filosofía de las empresas que han conseguido un cierto éxito y se quedan ahí no va con nosotros. Creemos que debemos devolver a la sociedad lo que nos ha dado y seguir invirtiendo en investigación. Por eso, todos los productos que ofrecemos han sido desarrollados por nosotros mismos. No seríamos nadie si no siguiéramos investigando para que los clientes sigan creciendo con nosotros".

Entre éstos, se encuentra el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la mayor parte de los Ministerios (entre ellos, el Ministerio del Interior, con el voto electrónico) y de Comunidades Autónomas. En el exterior, Safelayer ofrece sus servicios, entre otros, al Ministerio francés de Asuntos Exteriores, a varios Ministerios portugueses y a MERCOSUR. Pero su cliente estrella a nivel internacional es la OTAN, a la que suministra productos de seguridad para su sistema de correo electrónico. "Con toda la competencia que existe en el mundo en este sector, para nosotros fue un éxito que la OTAN confiara en nuestros productos", explica Moure.

Safelayer comenzó su andadura el 23 de mayo de 1999, de la mano de Paco Jordán y Adrián Moure , y actualmente, con 50 empleados en plantilla, es la única empresa europea que desarrolla todos los productos certificados en seguridad y protección de datos y gestión y autentificación de identidades. Con capital exclusivamente español, la compañía soporta el 70% de todos los proyectos de PKI y firma electrónica en España entre ellos dos de los más emblemáticos: el DNI electrónico y el de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (que gestiona más de un millón de certificados, "lo que requiere una tecnología a la altura").

Moure explica que "vendemos a través de integradores porque necesitamos un alto nivel de sofisticación, de cualificación. Por eso, cuando vamos al extranjero, nuestro principal problema es controlar que allí haya alguien que conozca nuestros productos y sepa implementarlos".

Trabas a las nuevas tecnologías

En el sector de la tecnología, la posibilidad de un error es fatídica. "Es inimaginable que, por ejemplo, en el DNI o en el pasaporte le digan a alguien que le han confundido con otra persona. Sería un caos. Por eso, realizamos ensayos con cantidades enormes de bases de datos, para comprobar que no hay problemas con el sistema. Es como si dijeras: ‘Voy a aparcar un coche en esta calle. Vale, la calle aguanta. Pero, ¿y si pongo un millón de coches? Quizás no aguante’. Con los sistemas tecnológicos ocurre lo mismo".

Moure habla sobre las principales trabas con las que se han encontrado desde que pusieron en marcha Safelayer . "Habría que tener un concepto de empresa por encima de la oportunidad del momento. Pero eso a veces es muy complicado. Es curioso lo que ocurre en España, por ejemplo: es uno de los países que se encuentra más retrasado en e-administración, y sin embargo es donde antes se ha desarrollado el DNI electrónico... Necesitamos más empresas punteras en tecnología, pero el Gobierno no ayuda a desarrollarlas. Debemos evolucionar no hacia las infraestructuras, sino hacia los productos que hagan más sencillas las aplicaciones tecnológicas, que simplifiquen su uso y permitan a un mayor número de personas acceder a ellas".

La mayor barrera para la implantación total de las nuevas tecnologías es, según Moure , la falta de mentalidad en este sentido. "A la sociedad hay que darle facilidades desde la Administración. Hay que formar, educar. Debe haber aplicaciones en los ayuntamientos... La Agencia Tributaria ha hecho un gran trabajo, pero no se le otorga la suficiente repercusión. Quizá falta coordinación entre los distintos sectores que tenemos algo de responsabilidad en este ámbito: universidades, empresas y Administración".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de Privacidad.Acepto las cookies de este sitio